Consejos para cuidar tus pies en el Camino de Santiago

Cuidado y prevención de lesiones.

Con el comienzo del buen tiempo son muchos los caminantes que se plantean realizar el Camino de Santiago. El cuidado de los pies debería empezar mucho antes del comienzo de la peregrinación. Por esto, es importante tener en cuenta estas consideraciones ANTES, DURANTE y DESPUÉS del Camino.

ANTES:

  • Realiza caminatas de larga distancia con frecuencia. Es importante realizar un "entrenamiento" previo, con el fin de completar las etapas que nos fijemos con éxito. Empieza realizando recorridos de entre 5-7 km, ve aumentando a 10-15km hasta llegar a hacer de una salida entre 20-25 km. Has de tener en cuenta que si haces las etapas como se recomiendan, se realizan unos 25 km al día, en unas 6 horas.

  • Programa el recorrido. Infórmate del terreno, de los kms que comprende cada etapa e incluso, de la previsión meteorológica.

  • Elige bien el calzado de trekking o de montaña. Es muy recomendable que el calzado ya lo hayas usado y no sea recién estrenado. No es recomendable utilizar en el Camino las zapatillas de deporte convencionales, ya que no confieren la protección suficiente. Tu podólogo puede recomendarte el calzado más adecuado.

  • Elige bien tus calcetines, también son muy importantes. Que ayuden a la absorción del sudor, que protejan en las zonas de más fricción ante posibles rozaduras, que no molesten las costuras, etc.

  • Visita al podólogo previamente para realizar una revisión. Si durante la preparación has notado dolores en tus pies o cualquier otra anomalía también es el momento de realizar un estudio de la pisada.

  • Prepara un pequeño botiquín: tiritas, antiséptico de piel, gasas, apósitos hidrocoloides, esparadrapo, crema hidratante con urea, crema antiinflamatoria, vaselina en tubo, crema efecto frio para pies y piernas cansadas...

  • Corta las uñas rectas, ajustándote a la forma de éstas y sin dejar picos.

DURANTE:

  • Por la mañana, antes de comenzar la caminata, lava y seca muy bien tus pies. Pon vaselina en las zonas más expuestas al roce y después coloca tus calcetines.

  • Protege con tiritas y apósitos las posibles rozaduras o heridas. Es importante la previa desinfección.

  • Puede ser interesante, llevar "a mano" algunos calcetines de muda por si notaras un exceso de sudoración o te mojaras. Además, asegúrate de que tus zapatos están secos cada mañana.

  • Descansa entre 10-15 min cada hora. Lleva agua suficiente y alguna barrita energética o frutos secos.

  • El uso de bastones te ayuda a tener más estabilidad.

TRAS FINALIZAR CADA DÍA:

  • Lava y revisa tus pies, sécalos minuciosamente para poder detectar posibles alteraciones.

  • Hidrata bien tus pies. También es el momento de utilizar cremas antiinflamatorias en zonas musculares doloridas o cremas de efecto frio que alivian la pesadez en las piernas cansadas

  • Eleva las piernas, esto ayuda a disminuir el edema en pies piernas y favorece la circulación.

  • Realiza estiramientos.

  • Descansa. Al día siguiente más y mejor.

calzado camino

 ¡¡ Buen camino !!

Entradas recientes

Categorías

Otros artículos que podrían interesarle

Llame ahora

No retrase más esa visita al podólogo que pueda estar necesitando

Además, en nuestra sección de contacto podrá encontrar nuestro horario, ubicación y acceder fácilmente a todos los métodos de contacto con nuestro centro de podología, para reservar cita y evitar así dilatar más esa visita al podólogo que pueda estar necesitando.

976 56 31 02